Juegos tradicionales Vs Videojuegos

videojuegos
Es un hecho que las formas en las que los niños se divierten en la actualidad son muy diferentes a las alternativas de ocio que estaban al alcance de los menores hace unos años. La llegada de las nuevas tecnologías ha marcado un antes y un después en muchos aspectos de la vida, y una de ellas es en juego.

La diferencia principal entre los juegos tradicionales y los videojuegos reside en el tipo de actividad que requiere cada una de las opciones.

Los primeros potencian la actividad física y las relaciones sociales, mientras que los segundos están más orientados al desarrollo de la parte motora más fina (los dedos), la vista y el cerebro.

Los videojuegos hacen que los niños se enfrente a decisiones cuyas alternativas ya han sido previamente establecidas por lo que no trabajan la capacidad de la imaginación de los más pequeños. Por el contrario, el jugar con una muñeca o un peluche, hace que los niños ejerciten su imaginación, ya que crear una historia en torno a ese juguete.

No se trata de optar por una u otra alternativa, ya que ambas pueden realizar aportes positivos para el desarrollo de nuestros hijos. Por ejemplo, los videojuegos estimulan la coordinación psicomotora, la capacidad de perseverancia ante determinadas situaciones y provocan que los niños tengan que plantear estrategias para sortear inconvenientes que se les planteen durante la partida.

Los videojuegos deben ser acompañados por juegos tradicionales, ya que estos últimos potencian la socialización del niño y potencian la actividad física.

Es vital que los más pequeños disfruten de tiempo de ocio, y que éste sea lo más variado posible. Gracias a esta variedad lograremos un desarrollo mucho más completo de las capacidades de nuestros hijos, consiguiendo así prepararles de manera eficaz para afrontar su vida de adulto.

Para lograr que el tiempo de juego de nuestro hijo sea de calidad, los padres deberemos cerciorarnos de que disfrutan de actividades variadas y adecuadas para su edad.

Tags: , , ,

Deja un comentario

*