Archivo para la Categoría ‘Sin categoría’

Consejos para salir bien antes de un examen en el cole

28/01/15

 

Consejos para salir bien antes de un examen en el cole

Los exámenes son una de las grandes preocupaciones de muchos de los niños que se encuentran en edad de estudiar. Los nervios y la preocupación son algo que prácticamente le ocurre a todo el mundo y hay momentos en los que se suda bastante, se pueden llegar a tener mareos o incluso ganas de hacer de vientre, pero suele ser a raíz de los nervios del momento. (más…)

Primer día de clases ¿traumático o sonriente?

01/09/14

Si su niño llora el primer día de clases, es normal; si llora la primera semana, también puede ser normal; pero si pasa un mes de clases y no ha dejado de llorar, es momento de preocuparse e incluso pensar en cambiarlo de COLEGIO.

Cuando la prueba del primer día de clases no se supera, vienen los dolores de cabeza para los padres de familia.

El Universal habló con una profesional del área, para ayudarle a los padres a analizar estas situaciones y a tomar buenas decisiones en estos casos.

“Hay varios aspectos que analizar en este sentido: lo primero es preguntarnos si el niño está en la edad adecuada para empezar a estudiar y si lo hemos preparado para ingresar al colegio. También es indispensable evaluar muy bien la institución educativa en la que estará el niño y tener varias opciones, en caso de que una falle”, explica la psicóloga Janeth Carballo, Especialista en Desarrollo Personal y Familiar.

El MOMENTO de empezar

La cotidianidad que hace muchos padres se afanen porque sus hijos empiecen a estudiar.

PERSONALMENTE y a partir de mi experiencia profesional, pienso que un niño de por ejemplo 2 años, es muy pequeño para empezar. A los 2 años todavía se debe estar pendiente de su nutrición, y no nos podemos mentir, en un colegio con varios niños, los profesores no van a estar dedicados totalmente a cada uno. Además, cuando son pequeños son más propensos a enfermarse, a sufrir alergias o infecciones, por aquello de que muchos de sus órganos están en desarrollo, y sólo los padres pueden estar pendientes su salud y de llevarlos al médico cuando sea necesario. Cualquier cosa relacionada con la salud, puede afectar la capacidad atencional e intelectual del niño”, expresa Janeth Carballo.

Para la Psicóloga, la edad ideal es de 4 años, cuando pueden empezar con su preescolar de forma tranquila. Pero ahí no termina todo, pues es necesario evaluar el lugar en el que comenzará a estudiar.

“Es tan importante como firmar un contrato, por lo tanto, hay tener varias posibilidades y evaluar muchas cosas: los profesores, sus edades, pedir referencias de los colegios, conocerlos, conocer sus currículos, el trato que están dispuestos a darle a los niños, los valores que manejan, ver si se preocupan por su adaptación, si les ayudan a explorar sus talentos, cómo les ayudan a enfrentar sus temores, y todos los aspectos que sean necesarios”.

Fórmelos desde ANTES

Pero, aunque se sugiera la edad de 4 años para empezar a estudiar, es necesario TRABAJAR con los chicos desde antes, con el fin de alistarlos para cuando llegue el momento.

“Lo que se puede hacer a los 3 años, por ejemplo, es incluirlos en un sitio de esparcimiento donde puedan jugar, relacionarse con niños, aprender a enfrentarse a personas y lugares desconocidos, a compartir, a CONTROLAR el esfínter, pero donde permanezcan por periodos muy cortos (dos horas estarían bien)”, manifiesta la Especialista.

“Se trata de un lugar donde el niño tenga más que clases, es decir, que también CUENTE con  acompañamiento para que vaya desarrollando su motricidad gruesa y fina a través de los juegos, donde corra y practique ACTIVIDADES acordes a las capacidades cognitivas que está desarrollando a esa edad. Cuando hablamos de cognitivas, nos referimos al pensamiento, análisis y percepción, a través de las cuales ellos aprenden a identificar cosas como los sonidos, por ejemplo”, añade.

Según Carballo, es ideal que también los padres integren a sus hijos desde pequeños en actividades como llevarlos al parque, fiestas, reuniones, o incluirlos en algún grupo deportivo o lúdico, para que aprendan a compartir, socializar e integrarse con otras personas, para que al momento de llegar al colegio, tengan más herramientas para enfrentarse a la situación.

La psicóloga Janeth Carballo, manifiesta la importancia de que la institución esté pendiente del niño, DESDE el momento en que se matricula.

“Es ideal que se haga una entrevista con los padres y se realice un perfil del niño para irlo conociendo y saber de qué manera tratarlo en un momento de crisis, como el llanto del primer día. Además, hay que tener presente que, la educación en ESTA etapa, va más allá de que hagan la tarea, en esta etapa lo que él necesita es vivencia, y esto requiere que incluso en el colegio inviten a los padres de vez en cuando a un día de clase, dónde se PUEDAN integrar y el niño se sienta abandonado”.

Janeth Carballo, psicóloga.

“Es normal que llore. Lo ideal es tener paciencia con él, ayudarle a calmarlo y si es necesario, dale agua”.

“Es normal que los niños lloren la primera semana de colegio, pero si ya pasa un mes y el niño sigue llorando y no se adapta, hay que cambiarlo”.

“Hay que ayudarle transmitiéndole tranquilidad y no ansiedad, aunque sea esta última la que se sienta”.

Información de “eluniversal.com”

La actividad física en los jóvenes

28/08/14

Niveles recomendados de actividad física para la salud de 5 a 17 años

PARA los niños y jóvenes de este grupo de edades, la ACTIVIDAD física consiste en juegos, deportes, desplazamientos, ACTIVIDADESrecreativas, educación física o ejercicios programados, en el contexto de la familia, la escuela o las actividades comunitarias. Con el fin de mejorar las funciones cardiorrespiratorias y musculares y la salud ósea y de reducir el riesgo de ENT, se recomienda que:

  • Los niños y jóvenes de 5 a 17 años inviertan COMO mínimo 60 minutos diarios en actividades físicas de intensidad moderada a vigorosa.
  • La actividad física por un tiempo superior a 60 minutos diarios reportará un BENEFICIO aún mayor para la salud.
  • La actividad física diaria debería ser, en su mayor PARTE, aeróbica. Convendría incorporar, como mínimo tres veces por semana, actividades vigorosas que refuercen, en particular, los músculos y huesos.
Actividad física para todos

Estas recomendaciones son válidas para todos los niños sanos de 5 a 17 años, salvo que coincidan dolencias médicas específicas que aconsejen lo contrario.

Se habla de acumulación para referirse a la meta de dedicar en total 60 minutos diarios a realizar alguna actividad, incluida la opción de dedicar a distintas actividades intervalos más cortos (por ejemplo dos sesiones de 30 minutos) y sumar esos intervalos.

Estas recomendaciones son válidas para todos los niños sanos de 5 a 17 años, salvo que coincidan dolencias médicas específicas que aconsejen lo contrario.

Se habla de acumulación para referirse a la meta de dedicar en total 60 minutos diarios a realizar alguna actividad, incluida la opción de dedicar a distintas actividades intervalos más cortos (por ejemplo dos sesiones de 30 minutos) y sumar esos intervalos.

Siempre que sea posible, los niños y los jóvenes con discapacidad deberán seguir también esas recomendaciones. Sin embargo, tendrán que hablar con su proveedor de salud para conocer el tipo y cantidad de actividad física adecuado para ellos teniendo en CUENTA su discapacidad.

En el caso de los niños y jóvenes inactivos, se recomienda un aumento progresivo de la ACTIVIDAD para alcanzar finalmente el objetivo indicado más arriba. Es conveniente empezar con una actividad ligera y aumentar gradualmente con el tiempo la duración, la frecuencia y la intensidad. También hay que señalar que si los niños no realizan ninguna actividad física, cualquier actividad inferior a los niveles recomendados será más beneficiosa que no hacer nada en absoluto.

Efectos beneficiosos de la actividad física en los jóvenes

La realización de una actividad física adecuada ayuda a los jóvenes a:

  • desarrollar un aparato locomotor (huesos, músculos y articulaciones) sano;
  • desarrollar un sistema cardiovascular (corazón y pulmones) sano;
  • aprender a CONTROLAR el sistema neuromuscular (coordinación y CONTROL de los movimientos);
  • mantener un peso corporal saludable.

La actividad física se ha asociado también a efectos psicológicos BENEFICIOSOSen los jóvenes, gracias a un mejor control de la ansiedad y la depresión.

Asimismo, la actividad física puede contribuir al desarrollo social de los jóvenes, dándoles la oportunidad de expresarse y fomentando la autoconfianza, la interacción social y la integración. También se ha sugerido que los jóvenes activos pueden adoptar con más facilidad otros comportamientos saludables, como evitar el consumo de tabaco, ALCOHOL Y DROGAS, y tienen mejor rendimiento escolar.

Información de “www.who.int”

Cómo recuperar la rutina y los hábitos de estudios después de vacaciones

25/08/14
Cómo recuperar la rutina y los hábitos de estudios después de vacaciones

DURANTE el verano todos desordenamos nuestros HÁBITOS. Llega marzo y debemos recuperar los horarios de sueño, comidas y estudios, factores claves para que los niños afronten la vuelta al colegio de forma positiva y logren el éxito escolar.

Llegamos al final de las entretenidas y largas VACACIONES, ahora los pequeños y adolescentes deben volver al colegio y retomar la rutina. Por esto, es muy importante que los padres empiecen a normalizar las conductas de sus hijos dos semanas antes delingreso a clases realizando ACTIVIDADES que potencien la concentración, atención y memorización como una manera de comenzar a reforzar estos procesos de aprendizaje que se han perdido durante el verano.

El sicólogo del Colegio Santiago Quilicura, Rodrigo Rasines, afirma “es  muy importante que los estudiantes comiencen a recuperar los  periodos de sueño, vigilia, y la hora de acostarse y levantarse al menos una semana antes de volver a clases”. Una buena estrategia para comenzar a recuperar dinámica escolar -agrega- es conversar con los niños y adolescentes sobre los contenidos y las materias aprendidas el año anterior, lo que permite refrescar los conocimientos y mostrarles lo interesante que es aprender.

El especialista señala “es fundamental que desde el comienzo del año escolar se retomen ciertos HÁBITOS de estudio como por ejemplo estudiar con tiempo para laspruebas, programar y respetar horarios, considerar adecuadamente las horas de descanso, sueño y alimentación, entre otros”. Pero un elemento esencial “es el apoyo y participación de los padres quienes deben acompañar a sus hijos en este proceso, y además preocuparse de ciertos factores que contribuyen a mejorar la concentracióncomo  cuidar el espacio para estudiar, CONTROLANDO que hayan el mínimo de distractores posibles, luz adecuada, que este todo ordenado y los útiles a mano”, afirma Rasines.

Consejos para retomar HÁBITOS de estudios

  1. Empezar a estudiar todos los días a una hora fija para conseguir un buen rendimiento cerebral. Si una persona se acostumbra a hacer el esfuerzo de concentrarse todos los días a la misma hora, al cabo de unos días logrará que su mente se concentre con más facilidad a esa hora.
  2. Prescindir de todo aquello que pueda distraer la atención del niño. Es importante que haya buena luz; evitar radio, televisión y celular; que todo este ordenado y tener todos los útiles necesarios.
  3. Establecer un tiempo para realizar CADA tarea o actividad y que se exija realizarla en el tiempo previsto. También establecer tiempo de descanso.
  4. Es muy importante que el niño tenga claras las metas a alcanzar. Por tanto, si el niño tiene claro su objetivo en el estudio pondrá más de su parte para conseguirlo.
  5. Resumir mentalmente lo que se ha escuchado durante una explicación y escribir con frases cortas los detalles de más interés es una buena técnica para ejercitar la atención.
  6. Posterior al estudio conversar los contenidos estudiados.

Información de “www.redcrecemos.cl”

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad

21/08/14

¿QUÉ ES?

Es un síndrome conductual de causa poco clara, en la que probablemente intervienen factores genéticos y ambientales y en el que existe una alteración en el sistema nervioso central, que se manifiesta mediante un aumento de la ACTIVIDAD, impulsividad y falta de atención.

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es una de las causas más frecuentes de fracaso escolar y de problemas sociales en la edad infantil. El síndrome aparece en la infancia y PUEDE persistir y manifestarse en al edad adulta.

CAUSAS

Se trata de un trastorno neurológico en el que se han propuesto factores de origen genético (es decir, heredado, no adquirido en el curso de la vida) aunque no se descarta la influencia de factores que actuarían durante la gestación, el parto o el desarrollo infantil. El factor genético está demostrado, puesto que el TDAH es ENTRE y 7 veces más frecuente en hermanos y entre 11 y 18 veces más frecuente en hermanos gemelos. Se han descrito varios genes posiblemente implicados.

También se sospecha especialmente de toxinas ambientales y algunos estudios, no concluyentes, apuntan por ejemplo a colorantes EMPLEADOS por la industria alimentaria. Aunque el origen del trastorno en la actualidad no se vincula a esas causas, sí es un hecho conocido que la exposición prolongada a agentes tóxicos puede inducir síntomas que mimeticen los comúnmente atribuidos a un TDAH.

SÍNTOMAS DE TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD

Los niños con TDAH son muy inquietos e impulsivos, y tienen problemas para prestar atención y para concentrarse. A pesar de intentarlo, son incapaces de escuchar correctamente, de organizar sus tareas, de seguir INSTRUCCIONES complejas, de TRABAJAR O jugar en equipo. El actuar sin pensar (la conducta impulsiva) provoca problemas con padres, amigos y profesores. Suelen ser niños inquietos, siempre en movimiento, incapaces de permanecer sentados mucho tiempo o con una constante inquietud (que se ve en tamborileo de dedos, movimiento constante de los pies o las piernas).

El TDAH afecta negativamente al rendimiento de estos niños en el COLEGIO, así como a otros aspectos de su vida familiar y social. TIENE tres síntomas básicos: hiperactividad, impulsividad y falta de atención, identificados en el DSM-IV de la siguiente manera:

Items de hiperactividad-impulsividad

  • Inquietud, se mueve en el asiento
  • Se levanta cuando debería estar sentado
  • Corre y salta en situaciones inapropiadas
  • Dificultad para jugar tranquilamente
  • Excitado a menudo, “como una moto”
  • Verborrea
  • Responde antes de que finalice la pregunta
  • Dificultad para guardar el turno en actividades de grupo
  • Interrumpe a otros en los juegos, conversaciones, etc.

Items de inatención

  • No atiende detalles, comete errores
  • Dificultad para mantener la atención
  • Sordera ficticia
  • No sigue instrucciones, no termina las tareas
  • Dificultad para organizarse
  • Evita tareas que requieren esfuerzo CONTINUADO
  • Olvida y pierde cosas necesarias para su ACTIVIDAD
  • Fácil distracción por estímulos externos
  • Olvidadizo en las actividades diarias

El TDAH tiene predominio de hiperactividad / impulsividad cuando se detectan 6 o más items de hiperactividad / impulsividad y menos de 6 items de inatención.

El TDAH tiene predominio de inatención cuando se detectan 6 o más items de inatención y menos de 6 items de hiperactividad / impulsividad.

Se considera un TDAH combinado cuando se detectan 6 o más items de hiperactividad / impulsividad y 6 o más items de inatención.

En cualquier caso, todos estos items deben persistir más de 6 meses, en dos o más lugares (COLEGIO, casa, etc.).

DIAGNÓSTICOS

El TDAH generalmente se diagnostica en los primeros años de la enseñanza primaria. Algunos síntomas están presentes antes de los 7 años, y con frecuencia persiste en la adolescencia y en la vida adulta.

El diagnóstico es complejo y debe basarse en la evaluación clínica realizada por un médico experto en el reconocimiento y tratamiento del mismo. Dicha evaluación debe obtenerse tanto de la observación de la conducta del niño como de la información facilitada por los padres, profesores, familiares y amigos.

Pueden emplearse de forma complementaria escalas de evaluación de la conducta, rellenadas por los padres, profesores y otros cuidadores del niño. Proporcionarán información acerca de la gravedad del trastorno, de la presencia e importancia de otros trastornos psiquiátricos o de diversos problemas de comportamiento, y podrán ser de ayuda a la hora de valorar la eficacia de los tratamientos aplicados. Pero dichas escalas son complementarias, por lo que no pueden determinar un diagnóstico por si solas. Dada la evidencia de la importante carga genética del TDAH, es conveniente realizar una historia médica detallada tanto PERSONALcomo familiar.

Por último, debe tenerse en CUENTA que hay un gran número de trastornos en la infancia que pueden presentar síntomas similares a los del TDAH y cuyo diagnóstico debe descartarse en el proceso de evaluación del mismo. Entre estos se incluyen los trastornos del aprendizaje, de conducta, de ansiedad y afectivos (comodepresiónansiedad generalizada, trastorno obsesivo-compulsivo).

La entrevista a los padres es el núcleo del proceso de evaluación. Frecuentemente es difícil confirmar el diagnóstico de TDAH sólo con la entrevista del niño o del adolescente, ya que son capaces de mantener la atención y el CONTROL conductual mientras están en la consulta. La entrevista clínica de los padres y de los niños sirve también para descartar otras causas médicas, psiquiátricas o ambientales de los síntomas. También es esencial obtener información de conductas y aprendizaje escolares, así como de los cursos y notas superadas. Profesores, trabajadores sociales escolares y orientadores pueden proporcionar información sobre las intervenciones que se hayan intentado y sus resultados.

La evaluación médica debe incluir una historia completa y un examen físico básico. La historia debe incluir el uso de fármacos prescritos y el abuso de drogas. Deben descartarse déficits visuales y auditivos. Las pruebas de función tiroidea están indicadas sólo en presencia de hallazgos sugestivos de hipo o hipertiroidismo en la historia médica o en el examen físico, bocio, HISTORIA FAMILIAR de enfermedades tiroideas o retardamiento del crecimiento.

También es útil la realización de evaluaciones complementarias. Las evaluaciones del discurso y del lenguaje pueden ser sugeridas por hallazgos clínicos. En circunstancias especiales, la evaluación ocupacional o recreativa PUEDE proporcionar información suplementaria respecto a torpeza motora o a habilidades adaptativas.

TRATAMIENTOS

Los objetivos del tratamiento se centran en:

  • Reducir LOS SÍNTOMAS DEL TDAH
  • Reducir los síntomas comórbidos
  • Reducir el riesgo de complicaciones
  • Educar al paciente y a su entorno sobre el trastorno
  • Adaptar el entorno a las necesidades del paciente
  • Mejorar las habilidades de abordaje de los pacientes, padres y educadores
  • Cambiar las percepciones desadaptativas

Las tres bases imprescindibles del tratamiento son:

  • Información exhaustiva a padres y profesores.
  • Tratamiento farmacológico.
  • Tratamiento psicopedagógico.

La acción terapéutica puede orientarse hacia una reorganización educativa y comportamental (terapia de modificación del comportamiento), complementada con la práctica de un deporte o actividades en centros recreativos para propiciar la DESCARGA motriz del niño. En la gran mayoría de los casos será necesario el tratamiento farmacológico precedido de una suficiente psicoeducación de la familia y el profesorado.

El tratamiento farmacológico es imprescindible en 7 de cada 10 niños con TDAH, y tiene que individualizarse en cada paciente identificando la dosis mínima eficaz y bien tolerada. Aunque hay otras alternativas farmacológicas, el tratamiento habitual es mediante psicoestimulantes que mejoran la liberación de noradrenalina y dopamina. El tratamiento con anfetaminas y psicoestimulantes ha sido utilizado en el TDAH DESDE hace décadas, encontrándose tasas de mejoría entre los dos tercios y los cuatro quintos. La dextroanfetamina aumenta la neurotransmisión dopaminérgica y noradrenérgica incrementando la liberación de dopamina, bloqueando la recaptación presináptica e inhibiendo la ACTIVIDAD de la monoaminooxidasa. El metilfenidato bloquea la recaptación de dopamina y noradrenalina y tiene una actividad postsináptica agonista directa.

– El metilfenidato de liberación inmediata es el psicoestimulante más utilizado históricamente en niños con TDAH. Constituye la primera opción terapéutica combinándolo con rehabilitación cognitiva, intervención psicológica, pedagógica y familiar. El metilfenidato mejora la capacidad de atención y la hiperactividad sin objetivo, así como la motivación, la capacidad de aprendizaje y el CONTROL inhibitorio. Los efectos secundarios más frecuentes son la pérdida de apetito y el retraso en la conciliación del sueño y, en algunos casos, cefalea o gastralgia. Estos efectos secundarios suelen desaparecer reduciendo la dosis, aunque generalmente disminuyen con el tiempo.

– El metilfenidato de liberación prolongada comercializado en España desde Abril de 2004. El principio activo recubre y se encuentra en el interior de una cápsula, cuya estructura permite se liberación gradual y paulatina a lo largo de 12 horas después de su toma única matutina.

– Antidepresivos:

  • Atomoxetina : es un inhibidor selectivo de la recaptación de noradrenalina que actúa por inhibición del transportador noradrenérgico presináptico. Presenta una escasa afinidad por los sistemas muscarínico, colinérgico, histaminérgico, serotoninérgico y alfa 1 y 2 adrenérgico, lo cual disminuye la tasa de efectos secundarios propios de los antidepresivos clásicos. Es, probablemente, el fármaco que mejores perspectivas ofrece en cuanto a eficacia y SEGURIDAD COMO alternativa al metilfenidato clásico de acción inmediata. Al igual que otros antidepresivos, no consigue un efecto antiterapéutico óptimo hasta pasadas tres o cuatro semanas.
  • Bupropion : Es un antidepresivo con efecto agonista indirecto dopaminérgico y noradrenérgico, potencialmente eficaz en el tratamiento del TDAH. Posiblemente constituye una alternativa en el tratamiento del TDAH del adulto. Recientemente comercializado en España, PERO sólo COMO fármaco para el tratamiento del tabaquismo, es complicada su prescripción en población infantil.
  • Antidepresivos triclínicos : se ha comunicado clásicamente la eficacia con el EMPLEO de la amitriptilina, imipramina, desipramina, clorimipramina y nortriptilina. En relación al metilfenidato clásico presenta la ventaja de tener una larga vida media que permite flexibilizar las toas, disminuir su número y minimizar el riesgo de abuso. Por otra PARTE, tiene efectos beneficiosos en la ansiedad depresión frecuentemente comórbidas pero han sido superados por los fármacos actualmente utilizados.

El tratamiento global siempre debe contemplar la psicoeducación con los padres, la familia, los profesores y el ámbito escolar: la información sobre la naturaleza del trastorno, su clínica y evolución, las alternativas terapéuticas y el manejo concreto de situaciones debe constituir siempre el primer paso por parte del especialista.

Información de “www.dmedicina.com”

Diez consejos para la vuelta al cole

18/08/14

Tu hijo ha pasado más de dos meses divirtiéndose, viviendo a su propio ritmo y haciendo prácticamente lo que quería. Reencontrarse con las obligaciones de la escuela no le provoca entusiasmo… Para superar este periodo, necesitará que estés un poquito más disponible de lo habitual y que le des más cariño. Sigue nuestros diez consejos para un regreso al cole sin estrés.

1. Acostúmbralo a los nuevos horarios

Diez consejos para la vuelta al cole

Después de levantarse tarde durante el verano, tu niño necesita recuperar el ritmo. Adelanta sus horas de acostarse. Lo ideal sería que la hora de dormirse no supere las 21, concediéndole una media hora de lectura en la cama.

2. Prepáralo psicológicamente

Háblale de la escuela. Explícale porqué tiene que ir y las ventajas que sacará de ello. Tu argumentación deberá adaptarse al carácter y la edad de tu niño: que encontrará a sus compañeros y hará nuevos también, que descubrirá nuevas actividades y aprenderá cosas nuevas que lo ayudarán a crecer…

3. Tranquilízalo

Está angustiado y cuando le hablas de ir a clase lloriquea: “¡No, no quiero ir!” Nada más normal. Dile que comprendes su angustia pues cambia de maestra, de clase y a que su edad tú también tenías una cierta aprehensión los primeros días de clases, pero que luego te hiciste muchos amigos. Explícale que en caso de dificultad, estarás a su lado para ayudarle a superarlas

4. Prepáralo para ser autónomo

Sobre todo en los más pequeños, la falta de autonomía puede causar un verdadero estrés. Para evitárselo, enséñale a vestirse y desvestirse solo. Para ayudarlo, puedes identificar sus prendas con etiquetas cosidas con su nombre o una sigla que pueda reconocer fácilmente. Además, esto evitará las frecuentes confusiones ya que no es raro que dos niños posean una prenda idéntica.

5. Llévalo a una revisión médica

Vista, oído, dientes, vacunas. Esto es muy importante para el futuro de tu hijo, ya que ocurre con frecuencia que un niño se vuelve “mal alumno” a causa de ver mal u oír defectuosamente. ¿Cómo aprender bien si uno no escucha correctamente lo que dice la maestra?

6. Enséñale su nueva escuela

Si tu hijo empieza el parvulario o se cambia de escuela, no esperes al día D para mostrarle el nuevo sitio. Nada más angustiante que un lugar que no conoce en el que se sentirá perdido. Para familiarizarlo con el ambiente, haz varias veces el trayecto con él, explicándole dónde se encuentran el patio, las clases, el parque

7. Cómprale libros sobre la escuela

Y en particular sobre el regreso a clases. A los niños les encanta identificarse con los “héroes” de sus obras educativas. Además, esas historias los tranquilizan y les permiten ver que los otros también se angustian o lloran los primeros días. ¡Es importante que la historia tenga final feliz!

8. Prepara su cartera

Colócale en la cartera o mochila sus objetos PERSONALES (ropa de recambio para los más pequeños, abono transporte en caso de ser necesario). Mete también un objeto por el que tenga especial aprecio (un muñeco, imágenes que coleccione, un juguete). Esto lo tranquilizará, al sentir que tiene una parte de su ambiente habitual consigo.

9. Despiértale con tiempo

Los primeros días despiértalo con tiempo suficiente para evitar “apurarlo” demasiado. Es bueno que tenga tiempo para despertarse tranquilamente y tomar un buen desayuno. Si no tiene hambre pues está angustiado, no insistas, prepárale un tentempié (sándwich, barra de cereales, frutas) para que lo lleve en la cartera.

10. Llévalo tu misma a la escuela

Si tienes la posibilidad (y él tiene ganas), acompáñalo hasta su clase. Si no puedes acompañarlo, no te culpabilices sino que explícale bien las cosas e intenta liberarte lo más temprano posible en la tarde, de modo que él pueda contarte sus primeros días en el colegio.

Información de “Doctissimo-es”

Como afrontar el acoso escolar

07/08/14

El acoso escolar se define como un maltrato reiterado de un niño o grupo de niños contra otro, en el ámbito del colegio.

No es necesaria que haya violencia física para que se considere acoso, generalmente el acosador es más sutil  y controla al otro  de una forma menos visible, a través de insultos, motes, buscando lo que lo diferencia de los demás para ridiculizarlo por ello, haciendo correr rumores de éste, utiliza estrategias de grupo para aislar a la víctima de todos y de todo. Es decir, es una violencia más social y psicológica que física. Aunque esta última muchas veces se presenta como un ingrediente más de la situación de victimización.

También se lo denomina con la palabra inglesa bulling, que se puede traducir como: intimidación y maltrato entre iguales.

El acosador sabe actuar sin que le vean los adultos, la violencia se trama bajo la apariencia de las relaciones observables y no es fácil de detectar. El acosado está paralizado por el miedo y no denuncia lo que le pasa, es más, no lo habla con nadie. Llega a creer que él es merecedor de lo que le pasa, se culpabiliza, busca razones o se las inventa para justificar lo que dice de él el niño acosador, llevándolo al deterioro de su autoestima, episodios de ansiedad, bajo rendimiento escolar, aislamiento y como consecuencia de esto, a depresiones que ponen en peligro su vida. Se encuentra en un callejón sin salida, en un pozo del que no puede salir solo y, a la vez, no puede pedir ayuda. Debido a ello, para algunos niños la única salida de tan angustiante situación, es el suicidio. Como vemos, las consecuencias psicológicas

Ficticios supuestos sobre el acoso escolar

El acosado es un niño débil física o psicológicamente. En un principio se consideraba este supuesto, pero ahora los expertos aseguran que cualquiera puede ser víctima de acoso escolar. Lo que sucede es, al contrario, que después de un tiempo de ser acosado, la víctima se debilita como persona.

Los acosadores son varones. Si bien hay un porcentaje más elevado entre los varones, la diferencia no es tan significativa. Y no se debe descuidar la atención de este grupo, ya que entre las niñas también el acoso escolar es preocupante

Sólo se presenta en la adolescencia. Desde edades muy tempranas puede presentarse el bulling. Tanto en la educación primaria como secundaria.

Características de los niños acosadores

 

Algunas de las características típicas de los niños que provocan el maltrato a otros niños en el ámbito escolar son:

– Son niños que sufren o sufrieron maltratos físicos o psíquicos en su hogar, con familias desestructuradas, o niños sobreprotegidos que no tienen límites marcados desde sus padres.

– Son líderes artificiales no naturales, impuestos a un grupo que funciona como colaborador o testigo pasivo de sus “agresiones”, en el cual se sienten protegidos y valorados.

– Con autoestima baja y carencias afectivas. Aunque ante los demás se presentan como superiores, porque necesitan destacar, ser protagonistas, ser reconocidos; para ello deben someter a los demás y controlarlos

Características de los niños acosados

 

Si bien, algunos expertos actualmente aseguran que no hay características específicas de los niños que sufren acoso escolar, ya que cualquiera puede ser víctima de malos tratos. Sí es verdad que a los niños con determinados rasgos les será más difícil poder hacer frente a las agresiones físicas o psíquicas de otros niños, y hablar del tema con sus padres o profesores. Algunas de esas características individuales son:

– Inseguridad y timidez.

Estos rasgos harán que se comience a culpabilizar por lo que le pasa, y a creerse los insultos que le propine el agresor. Llevándolo a una depresión peligrosa.

-Pasividad.

No teniendo capacidad para responder  con conductas de escape adecuadas, quedará atrapado en el conflicto e indefenso.

 

-Temerosidad.

Al ser un niño miedoso, todo le resultará más difícil, y estará tan asustado que cada día se encerrará más en sí mismo, le será imposible hablar del tema, quedará bloqueado. Llegará un momento en que no podrá ir al colegio, manifestando los síntomas mas dispares.

– Problemas para comunicarse.

Si es un niño que no trasmite habitualmente sus pensamientos y sentimientos, que no ha instalado con sus padres un canal de comunicación adecuado, sufrirá en silencio las consecuencias del acoso escolar.

-Falta de confianza

o miedo a sus padres. Si además de sus propias dificultades para comunicarse, sus padres no le enseñaron a hacerlo, son poco receptivos  y comunicativos, no se han ganado la confianza de su hijo, será muy difícil que algún día hable del tema con ellos. En todo caso, antes lo hará con otro amigo o con un maestro o profesor

Posibles indicios de que su hijo sufre malos tratos

Es importante tener en cuenta algunas señales de posible maltratos en su hijo, ya que el mismo puede demorar un tiempo en confesar lo que le este pasando, y cuanto antes lo detectemos menos daños y secuelas le provocarán. Ellas son:

Aislamiento. El niño no quiere salir; tiene menos amigos. Sus juegos y distracciones son en casa y en solitario.

Repentinamente hay un cambio importante en su estado de ánimo, sin motivo aparente: irritabilidad súbita, tristeza, manifiesta angustia por ir al colegio, se vuelve silencioso.

Manifestaciones físicas: vómitos, dolor de cabeza, insomnio, fiebre, etc.

Descenso del rendimiento escolar bajo. Falta de interés y atención por todo lo relacionado con el colegio.

Aparición de marcas en el cuerpo o rostro sin explicación. Golpes y rasguños recurrentes.

Baja autoestima. Puede expresar que no se siente satisfecho consigo mismo; hay cierta

Decálogo de consejos

Enumeramos algunas recomendaciones para la formación de un niño, apuntando al fortalecimiento de su personalidad y habilidades sociales, que le ayudarán a enfrentar posibles situaciones de malos tratos en el futuro:

 

 1. Orientarle para buscar soluciones ante cualquier problema por más insignificante que parezca, y ayudarlo a aplicarlas y analizar resultados conjuntamente. Aprender a utilizar este proceso ante una dificultad, le dará seguridad para enfrentarse a cualquier problema mayor.

 

 2. Establecer una buena comunicación padre-hijo. Establecer una fluidez en el intercambio de pensamientos y sentimientos por ambas partes, conlleva la seguridad de que ante cualquier situación difícil y conflictiva, el niño sabrá comunicárselo a sus padres.

 

 3. Ante las frustraciones, se debe estar al lado del niño animándole y apuntalando su autoestima y confianza en sí mismo. No criticarle. Destacar siempre sus mejores aspectos como persona y sus mayores aptitudes, además de expresarle verbalmente el amor que se le tiene y brindarle cariño constantemente.

 

 4. Enseñarle a respetar pero no temer a las figuras de autoridad (maestros, policía, padres, etc). El miedo conlleva la posibilidad de sometimiento e inhibición frente a las mismas. Lo cual implica que no recurrirá a ellas en caso de necesitarlo como apoyo ante una situación de riesgo personal.

 

 5. No banalizar los problemas cotidianos a los que se enfrenta un hijo, sea cual sea su edad. Para él, cada una de estas dificultades tiene un grado de importancia relacionado con su percepción de la misma, y no con la realidad desde la mirada de un adulto. Escucharlo siempre.

 

Ante el planteamiento de su hijo de algún tipo de acoso escolar, podemos poner en práctica estas sugerencias:

 

 1. Lo primero es decirle que le entendemos y creemos lo que nos dice, y que es primordial para nosotros escuchar toda su versión de lo que le está pasando. Esto es fundamental que le quede claro al niño, ya que uno de sus miedos es que no aceptemos sus palabras, o que no le demos la importancia que tiene el tema para él.

 2. Darle la seguridad de que no haremos nada que no se acuerde en forma conjunta con él. Esto es muy importante, porque otro de los miedos principales del niño acosado es  pensar que si cuenta algo quedará como un “chivato” y esto agravará la situación. Tiene que tener confianza en sus padres y sentirse protegido por ellos.

 3. Reafirmarle que él no es responsable, no tiene la culpa, ni se merece lo que le esta pasando. Ayudarle a recuperar su autoestima. Convencerle de que el problema lo tiene el niño acosador, que está atravesando una situación conflictiva familiar o particular, que lo lleva a comportamientos violentos para sentirse superior o simplemente reconocido por los demás.

 4. Lo que no se debe hacer es: dejar que pase el tiempo pensando que  se solucionará naturalmente; considerar que es cosa de niños, sin demasiada importancia; concluir que a uno también le pasó cuando era niño o que a todos los niños le ocurre en algún momento; enseñarle al niño que responda con violencia para defenderse, además de formar un hijo con comportamientos indeseados, agravaría aún más la situación.

 5. Acudir inmediatamente al centro educativo y hablar con el tutor y/o autoridades, informarles y solicitarles que investiguen con discreción y rigurosidad para preservar en todo momento la intimidad e integridad de su hijo. Exigir que se tomen las medidas necesarias con respecto a los niños agresores. Hacer un seguimiento continuo del caso hasta su total resolución.

Información de “psicologaonline.es”

Cómo preparar la vuelta al cole de los niños

04/08/14

En muchos países del mundo, miles de niños apuran los últimos días de vacaciones ya que la vuelta al cole se aproxima.en menos de un mes. Durante los primeros días de septiembre, los colegios abrirán de nuevo sus puertas para recibir tanto a los veteranos, como a los que comienzan por primera vez.

Mientras los pequeños disfrutan de sus días libres, los padres comienzan a preparar todo el material para sus hijos: ropa, libros, mochila, lápices… Si bien algunos padres fueron previsores y encargaron los libros de texto al final del curso escolar, no es lo único que necesitan los niños, por lo que es momento para revisar que no falte nada.

Preparar la vuelta al colegio de tus hijos

¿Cuáles son los básicos de la vuelta al cole? ¿Qué necesitan los niños para comenzar las clases y que no les falta nada? He aquí un pequeño listado de elementos a revisar y tener preparados:

Libros de texto: si no los encargaste al final de curso, todavía estás a tiempo de poder adquirirlos aunque a estas alturas tendrás que acudir a librerías especializadas donde se compran en el acto, el inconveniente es que encontrarás a docenas de padres como tu y habrás de esperar las largas filas que se forman.

Ropa: si el niño no usa uniforme escolar, es conveniente que tengas ropa de chandal para los niños. Son cómodos, fáciles de lavar y los puedes encontrar a precios asequibles. En caso de que el niño lleve uniforme, revisa que esté en buenas condiciones si es del año anterior para no llegar a la noche antes y darte cuenta que tu hijo ha dado un estirón y no le vale. Comprueba también que el calzado está en buenas condiciones.

Mochila: si has de comprar a tu hijo unamochila nueva, considera el tamaño y el peso del niño. Según los expertos, las mochilas que los niños llevan cada día a clase no deben superar el 15 por ciento de su peso, para evitar problemas de espalda.

Material escolar: si el niño comienza la Educación Infantil, no necesitará lápices o estuche, ya que se lo proporcionan en el colegio. A partir de la educación Primaria, ya es conveniente llevar unestuche con el material necesario, principalmente lápices y goma de borrar.

Si ya tienes todo preparardo, ahora sólo has de ir concienciando poco a poco a tu hijo para conseguir que la adaptación al colegio sea lo mejor posible.

Información de “guiainfantil.com”

¿Cuántas horas debe pasar un niño frente al ordenador?

30/07/14

Es un hecho que las nuevas tecnologías invaden nuestras casas. Y que nuestros hijos han nacido en pleno apogeo de las mismas. Desde bien pequeños saben lo que es un teléfono móvil, saben lo que son mensajes de texto, o Whatsapp, saben cómo funciona internet, o las redes sociales. 

Han nacido rodeados de ordenadores, de videoconsolas, de móviles cada vez más modernos, de reproductores mp3 diminutos, de cámaras fotográficas digitales… y un largo etcétera. De hecho yo misma le digo a mi hijo que me escriba la lista de la compra en el iPhone. Y creerme, lo hace mucho mejor que yo.

Pero del uso al abuso hay tan solo un paso. Y debemos saber los riesgos o los efectos secundarios que puede producir un abuso de las nuevas tecnologías en nuestros hijos preadolescentes.

¿Cuántas horas al día?

Según estudios realizados, si un niño pasa dos horas diarias frente al ordenador está adquiriendo un hábito que a mayor edad irá en aumento.

No podemos pedir a nuestros hijos un control si nosotros no damos ejemplo

Si tienen que realizar actividades escolares o buscar información para la escuela, el tiempo deberá ser el que necesiten, dentro de una lógica. Pero el tiempo que dediquen a redes sociales, a juegos on-line, a foros, chats, o todo tipo de webs, debemos también controlarlo.

Lo ideal sería llegar a un pacto con nuestros hijos, y explicarles el motivo por el cual pasar tantas horas ante el ordenador puede ser perjudicial.

La base está en la educación?

Si desde pequeños pactamos con ellos horarios, llegamos a acuerdos, y les mostramos distintas alternativas a las nuevas tecnologías, puede que nuestros hijos también valoren otras actividades.

El ritmo acelerado de vida que llevamos, puede a veces pecar de dejar a los hijos demasiada libertad en el uso de las nuevas tecnologías. Puede que cuando queramos establecer pactos, sea demasiado tarde, y se convierta en un conflicto con ellos.

Si nuestros hijos ven como nosotros estamos mucho rato frente al ordenador, en horas fuera de trabajo, o con el móvil en la mano todo el día… será complicado decirles que no lo hagan. Pues los niños imitan las actitudes y los hábitos de sus padres y familiares más cercanos.

Efectos perjudiciales en los niños?

– La vista se ve afectada.
– Tienden a ser niños más nerviosos.
– Produce sedentarismo.
– Dolores de cabeza.
– Propensos a sufrir sobrepeso.
– Propensos a sufrir enfermedades psicológicas.

Seguridad en la red?

Otro aspecto que tenemos que tener muy en cuenta, es la seguridad que debemos tener al usar internet. Aunque les limitemos los horarios y lleguemos a acuerdos, de por ejemplo usar 30 minutos al día el ordenador si no tienen deberes, si durante esos 30 minutos no navegan de forma segura, también podemos encontrarnos con otro tipo de problemas muy serios.

Debemos aplicar un control parental al usuario de nuestro hijo/a, y debemos advertirle de que tenga cuidado a la hora de relacionarse virtualmente con personas desconocidas, que muchas personas fingen otro perfil, y que no deben hablar por chat, o mails con desconocidos, igual que harían en la calle.

Es preferible respetar la edad a la hora de usar las redes sociales. Como ya he comentado en alguna ocasión, las redes sociales no son para niños, tendrán tiempo de usar todas las redes sociales del mundo.

Y si las usan, debemos saber a qué personas tienen como amigos, y que sean personas conocidas de verdad. Es muy popular entre los jóvenes tener 1000 amigos en las redes sociales, pues se agregan entre ellos sin conocerse.

También debemos ayudarles a configurar la privacidad, por las fotos, por los comentarios, para que sepan que todo lo que publiquen allí es visto por mucha gente. Esto debemos explicarlo bien, y advertirles que hay personas que roban fotos de niños, o adolescentes para fines peligrosos.

Si compartimos con nuestros hijos todo tipo de información relacionada con las nuevas tecnologías, si les hablamos claramente y les damos un buen ejemplo, y les ayudamos a encontrar alternativas en el deporte, en la música, en la lectura, etc., podremos llegar a unos acuerdos sin generar ningún conflicto.

Información de ” Bekiapadres.com”

Consejos para la seguridad del niño en la piscina

28/07/14
Merche García Serrano
Graduada en Enfermería

El verano ha llegado y el calor se ha hecho presente en gran parte de nuestro territorio, en estos días buscamos sitios frescos y a la sombra para disfrutar de nuestras vacaciones y refrescarnos, nada más refrescante que un buen baño en la piscina.

La piscina es un lugar muy divertido para los pequeños, allí disfrutan al aire libre, se relacionan con otros niños y aprenden a nadar, pero también es un lugar que entraña muchos peligros si no se tiene una vigilancia especial hacia ellos.

¿Sabíais que los ahogamientos suponen la causa del 8% de las muertes infantiles en verano?

Los programas acuáticos para bebés y las clases de natación para niños a partir de cuatro años son una buena medida para disminuir el riesgo de asfixia por inmersión, pero no una garantía absoluta. Estos programas deben informar sobre los riesgos que pueden presentarse en el agua con niños, así como las estrategias de prevención de accidentes infantiles y la importancia de una estrecha vigilancia por parte de los adultos.

Aquí os dejo unas normas básicas de seguridad:

• No permitáis que los niños se bañen solos, meteros en el agua con ellos, será un momento para disfrutar en familia y en el que vosotros le proporcionéis seguridad.

• Si los niños no saben nadar bien, ponerles manguitos o un chaleco de seguridad antes de darse un chapuzón.

• Cuidado con los lanzamientos de cabeza, puedes enseñar a tus hijos a lanzarse de esta forma, pero advirtiéndoles siempre que la profundidad debe ser la adecuada y no deben lanzarse de cabeza en la parte menos honda.

• Recomiéndale que después del periodo de digestión entre despacito en la piscina, no de golpe y enséñale tú con tu ejemplo a hacerlo. Si se tira de golpe además de hacerse daño puede tener un corte de digestión.

• En caso de que tu pequeño se haga daño acude al servicio médico que hay en todas las piscinas, ellos sabrán calmarle y tendrán apósitos especiales que no se quitan con el agua.

• Protege su piel con cremas indicadas para niños y estate pendiente de que beba mucha agua para que no se deshidrate con el calor.

▪ Cuidar los oídos de los niños en las piscinas para evitar que sufran otitis es importante. Si el niño sufre frecuentemente de infecciones en el oído, utiliza tapones especiales para evitar que el agua fría penetre.

 

▪ Otros riesgos a evitar, son las hipotermias, que suelen producirse por baños demasiado prolongados o por la temperatura del agua. Atención también a las intoxicaciones por tragar agua, por ejemplo, en el mar, y a los contagios por hongos, etc. que suelen producirse en las piscinas.

▪ Si durante el curso eliges como actividad extraescolar natación, en verano tu hijo se defenderá muy bien, sino muchas piscinas ofrecen cursillos de verano donde los niños aprenderán rápido y con todas las garantías.

Habitualmente la piscina es una experiencia rica para el desarrollo del niño, y queremos que así siga siendo, pues tiene mucho que aportarle y aportarnos a todos.

Si seguís estos pequeños consejos estaréis educando a vuestros hijos para que se responsabilicen y hagan del baño una experiencia gratificante evitando sustos y riesgos.

Y ahora ¡Todos al agua!

Información de “MI CIUDAD ALICANTE”